Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Richard Wagner

domingo 4 de diciembre de 2016


Cuestión de Sensibilidad

20 de noviembre

Max Reger

Cuestión de Sensibilidadretrato: Franz Nölken, 1913 «Bach es el comienzo y el final de toda música»  Después de esta rotunda cita se entenderán bien las preferencias, vida y obra de Johann Baptist Joseph Maximilian Reger (1873-1916), un músico continuador, incluso a destiempo, de la gran tradición alemana desde JS Bach, Beethoven, Wagner, y su muy apreciado J. Brahms; lo que él llamaba la música absoluta. Nacido en la localidad bávara de Brand, estudió música en Munich y Wiesbaden, fue profesor de órgano y composición en Munich, hasta que en 1911 se instaló en Leipzig hasta su fallecimiento. En la ciudad de Bach fue profesor de composición en el Real Conservatorio y director musical de la Universidad, así como director de la Orquesta de Meiningen. A pesar de su corta vida, dejó abundante obra, escrita en todos los géneros musicales salvo la ópera. Su estilo, como hemos dicho, continuador de la gran tradición, pecó del excesivo efectismo retórico del postromanticismo, por lo que recibió abundantes críticas nada constructivas, tachándolo de confuso. Destacó especialmente en la forma de fuga y variaciones (Bach y Brahms) donde plasmó lo mejor de su arte, como son las Variaciones y Fuga sobre un tema de Mozart, y las Variaciones y Fuga sobre un tema de Hiller. Su Suite Romántica op 125 para orquesta nos desvela también parte de sus inquietudes musicales: en medio de un cierto expresionismo musical podemos detectar un amplio vuelo romántico y una estructura cíclicamente clásica. Escrita a modo de poema sinfónico en tres movimientos, sobre tres poemas de Joseph von Eichendorff, está fechada en 1912: I. Notturno (molto sostenuto): de suave lirismo en las maderas.II. Scherzo (vivace): un ritmo de vals que nos remite a Mahler.III. Finale (molto sostenuto): recapitulación muy elaborada de toda la obra. (vídeo Ulrich Dönnebach)

Scherzo, revista de música

26 de noviembre

La inauguración de la temporada de la Ópera de Roma en directo en los cines españoles

El público español podrá disfrutar de la inauguración de la nueva temporada del Teatro de la Ópera de Roma con un nuevo Tristán e Isolda, de Richard Wagner, en directo en los cines el próximo domingo 27 de noviembre. leer más






Cantan ellas - El Blog de Maac

14 de noviembre

I vespri siciliani (4) - El ballet

A mí no me gusta mucho el ballet clásico, pero no me atrevo a despreciarlo, la razón es tan sencilla como que me cuesta entrar en las historias contadas mediante gestos y movimientos corporales al ritmo de la música, no hay más, tampoco tengo los códigos para identificar los pasos de los bailarines y sus proezas rara vez me asombran, aunque reconozco que las figuras que estos artistas nos presentan son armoniosas y elegantes, la verdad es que nunca sentí curiosidad por conocer cosas sobre el ballet, algo que, gracias a la seducción que sentía por la voz humana, sí me pasó con la ópera. Dentro de mi ignorancia en el asunto este de la danza sí me gustaría puntualizar que me gustan más las coreografías más modernas e innovadoras que las clásicas, conecto mejor con ellas y que, si alguna vez mi inconsciente se ha dejado llevar, he podido disfrutar del ballet. De todos modos, aunque seamos muchos los que no perdemos los vientos por el ballet, siempre nos quedará la música, muchas veces maravillosa. Hace ya algunos años un periodista de los que salían en la televisión pública que entonces era famoso y del que ahora mismo ya no recuerdo el nombre -parece que ya no lo debe ser tanto-, se confesaba melómano, y en una entrevista este señor denostaba, con rebuscado desprecio,  a aquellos aficionados a los que le gustaba el ballet -o quizás al ballet mismo-, como si fueran aficionados de segunda o como si el ballet fuera un arte de segunda clase. Argumentaba que el ballet era un invento de la burguesía para no aburrirse en las salas de concierto y que por eso no le gustaba, en su momento me pareció una estupidez y ahora que me ha venido a la memoria, siempre que el tiempo no me haya hecho distorsionar mucho este recuerdo, me parece una estupidez elevada a la máxima potencia. Seguramente a Verdi tampoco le gustaba mucho el ballet, por lo menos en sus óperas, sólo lo utilizó cuando éstas tuvieron que estrenarse en París. En total fueron ocho las óperas en las que Verdi añadió un ballet (dejo de lado pequeños números de carácter danzable, como el que podemos encontrar en el tercer acto de La traviata), la primera de ella fue Jérusalem, que se estrenó en París en 1847 (versión revisada de I lombardi alla prima crocciata), le siguieron Nabuco, cuyo ballet de 1848 (se compuso para el Teatro de la Monnaie de Bruselas) no se conserva, Les vêpres siciliennes, Le trouvère (versión francesa de Il trovatore), Macbeth, Don Carlos, Aida y Otello. De estos ballets verdianos el que nunca se corta es el de Aida, perfectamente integrado en la trama del final del acto primero (Danza de las Sacerdotisas) y del acto segundo (un ballet al inicio, la Danza de los Esclavos, y otro ballet posterior a la Marcha Triunfal). En Francia fue habitual que el ballet y el teatro convivieran en escena desde el mismo naciomiento de la escuela nacional de ópera francesa. Así que en esta escuela el ballet, junto a las intervenciones corales, tuvieron gran importancia,  hasta el punto de que se convirtieron en características propias de la ópera francesa que perduraron durante mucho tiempo, especialmente en la llamada grand opéra. En el segundo acto se solía introducir un pequeño ballet o danza y el ballet propiamente dicho se solía ubicar en el tercer acto (recordemos el escándalo que se organizó cuando Wagner introdujo el ballet de Tannhäuser al principio de la ópera y se lo perdieron los miembros del Jockey-Club de París).  Centrándonos en el ballet de  I vespri siciliani (Les vêpres siciliennes) diremos que forma parte de la tercera ópera de Verdi que contiene un ballet. Ya vimos que I vespri es resultado de un encargo de la Ópera de París y en este teatro era obligatorio incluir un ballet en toda ópera que se estrenaba y así constaba en el contrato. Pero también estamos ante la primera ópera en la que Verdi compone un ballet desde el origen - Jérusalem era una adaptación-, no para ser insertado a posteriori.  Verdi tenía que introducir dos números de ballet, un pequeño ballet (divertissement), en el segundo acto y un ballet amplio en el tercero.  Para el segundo acto compuso una Tarantella, la tarantella es un baile de carácter muy vivo y origen napolitano aunque se extendió por todo el sur de Italia, al final del baile irá introduciendo las voces un poco a la manera en que lo hace al inicio de Rigoletto. La podéis ver en un YouTube que procede de una representación en Turín con la misma dirección escénica que veremos en el Palau de les Arts, la de su intendente, Davide Livermore, seguramente hablaremos de ella más adelante: Para el tercer acto compuso un ballet denominado Las Estaciones, dividido en cuatro partes que aluden a cada una de las estaciones (Invierno, Primavera, Verano y Otoño, por este orden) y que alarga la ópera en casi media hora, se suele suprimir. Precisamente en el YouTube que poníamos en el otro día de la grabación en La Scala dirigida por Muti se incluye el ballet. No tengo noticias si este ballet se interpretará en Les Arts, yo creo que no, por lo menos en Turín no se hizo. Ponemos el que que se realizó en La Scala el 7 de diciembre de 1989:

Richard Wagner
(1813 – 1883)

Richard Wagner (22 de mayo de 1813 - 13 de febrero de 1883) fue un compositor, director de orquesta, poeta, ensayista, dramaturgo y teórico musical alemán del Romanticismo. Es conocido principalmente por sus óperas (también calificadas como «dramas musicales» por el propio compositor). Inicialmente fundamentó su reputación como compositor en obras como El holandés errante y Tannhäuser que seguían la tradición romántica de Weber y Meyerbeer. Transformó el pensamiento musical a través de la idea de la «obra de arte total», la síntesis de todas las artes poéticas, visuales, musicales y escénicas, que publicó en una serie de ensayos entre 1849 y 1852, y que quedó plasmada en la primera mitad de su monumental tetralogía El anillo del nibelungo. Las obras de Wagner, particularmente las de su último periodo (que se corresponden con la etapa romántica de su vida), destacan por su textura contrapuntística, riqueza cromática, armonía y orquestación, y un elaborado uso de los leitmotivs, temas musicales asociados a caracteres específicos o elementos dentro de la trama. Su ópera Tristán e Isolda se describe a veces como marca de inicio de la música contemporánea.



[+] Mas noticias (Richard Wagner)
26 nov
Scherzo, revista ...
23 nov
MIAMI ☼ CLÁSICA
23 nov
camino de musica
20 nov
Cuestión de Sensi...
17 nov
camino de musica
14 nov
Cantan ellas - El...
12 nov
Cantan ellas - El...
10 nov
camino de musica
9 nov
camino de musica
7 nov
camino de musica
6 nov
Ya nos queda un d...
4 nov
Esfera Wordpress
4 nov
Scherzo, revista ...
4 nov
camino de musica
2 nov
camino de musica
31 oct
camino de musica
28 oct
camino de musica
27 oct
camino de musica
27 oct
Pablo, la música ...
22 oct
Ópera Perú

Richard Wagner




Wagner en la web...



Richard Wagner »

Grandes compositores de música clásica

Operas Parsifal Ring Anillo Del Nibelungo Oro Del Rin Valquiria

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...